Paso 1: Esterilizar la copa

Antes de cada uso, la copa debe ser esterilizada en agua hirviendo durante 3 a 5 minutos como máximo. Cuando lo hagas, asegúrate de que no toque el fondo de la cacerola. Si lo deseas, puedes esterilizar tu copa después de usarla y dejarla limpia para su próximo período.

Paso 2: Lávate las manos

Lávate bien las manos antes de empezar. Es mejor no tener ninguna bacteria en la copa menstrual. Te recomendamos que mojes la copa con agua del grifo, ya que esto te facilitará el deslizamiento de la misma por la vagina.

Paso 3: Doblar

Hay 3 técnicas principales de pliegue, el pliegue 7, el pliegue C y el pliegue de punch down (ver video). Si eres principiante, te recomendamos que utilices el pliegue en forma de «punch down» porque si observas cuando está plegado, el diámetro de su punta es bastante similar al de un tampón.

Paso 4: Insertar

Si estas usando la copa por primera vez, se recomienda hacerlo en la bañera o en el plato de ducha porque así te puedes relajar más y si manchas será más fácil de limpiar. Las siguientes veces puedes hacerlo sentada en el inodoro o con un pie apoyado en él.

Introduce la copa previamente mojada y doblada por la vagina de la misma manera que lo haces con un tampón. Una vez dentro, suéltala y se abrirá sola.

Si la copa no se introduce lo suficientemente profunda, verás que el rabito sobresale y esto te resultará muy incómodo, ajústalo o vuelve a introducirlo hasta que estés cómoda.

Paso 5: Asegurar

Se dice que se oirá un «pop» cuando la copa se haya abierto, pero eso no siempre ocurre. Si quieres verificar que la copa está bien abierta en tu vagina, busca el rabito y alcanza la base de la copa y gírala lentamente. Si detectas que la base tiene un pliegue, pellízcalo y esto hará que se abra completamente como se muestra en las imágenes.

Paso 6: Usar

Una vez insertado correctamente, comienza a disfrutar de tu vida, regocijándote de que tu flujo menstrual se recogerá de una forma mucho más saludable para tu cuerpo. Adiós a los químicos, adiós a la picazón e irritación. Adiós a las visitas al médico, a las cremas y a los supositorios vaginales.

Con la copa menstrual puedes trabajar largas horas, hacer deporte, bailar e incluso dormir con ella. Lo único que no puedes hacer es tener sexo con penetración.

Paso 7: Quitar

Cuando llegue el momento de quitar la copa, no te olvides de lavarte las manos.

Encuentra el rabito de tu copa, no tires de él ya que te causará molestias. Usa el rabito como guía para encontrar la base de la copa. Cuando la tengas, apriétala con firmeza y retira la copa con movimientos suaves de un lado a otro como se muestra en el vídeo.

Vierte el contenido en el inodoro y vuelve a colocarlo si tu período continúa.

Paso 8: Lavar con agua fría

Láva la cupa con agua fría. Recuerda el agua fría. Esto evitará que el hierro de tu sangre tiña tu copa. Cuando la laves, ponla en tu mano y presiona la base de la copa para permitir que el agua limpie los agujeros de la misma.

Paso 9: Almacenar

Si todavía tienes la regla, introdúcela de nuevo. Si tu período ya ha terminado, guárdale en su bolsa de algodón hasta el próximo mes. La bolsa se puede lavar a máquina y recomendamos que se seque al aire libre.

Menú