La Copa Menstrual y los Viajes, Tips y Respuestas

Muchas mujeres relatan que cuando desean viajar la menstruación aparece justo antes o durante el viaje y eso nos molesta, una complicación cuando menos la necesitamos!

En este video encontrarás tola la información que necesitas:

La razón por la cual sucede radica seguramente en que somos seres vivos, que nos afectan muchas cosas (pese a que no creamos ser tan sensibles).

Como esto puede suceder, he creado una guía para que estés preparada para tu próximo viaje y si la menstruación llega, no sientas que será un problema.

No canceles un viaje por tu período.

Viajar con una regla no debería ser un problema para nadie, aunque hasta ahora así lo hayas sentido. Estoy segura de que después de leer este artículo, todo te parecerá más fácil. 

Es cierto que, como en todo, cada país o cultura tiene sus propias tradiciones, prácticas o incluso «reglas». Y sólo el acto de menstruar puede ser infinitamente diferente en los Estados Unidos o en Pakistán, por ejemplo. Incluso puede convertirse en una pesadilla mensual para muchas mujeres.

Sin embargo, aunque estés viajando en un lugar idílico y con todos los productos y servicios a tu alcance, estar lejos de casa puede hacerte sentir un poco incómoda y fuera de lugar. Esto a veces se intensifica si también viajamos con la menstruación o si ésta coincide con esas vacaciones tan esperadas, especialmente si no has aprendido a vivirla de forma positiva.

¿Cómo combatir los síntomas de la menstruación mientras se viaja?

Cuando estamos en casa, nuestra regla baja podemos hasta cierto punto tener un control de nuestros movimientos, dolor menstrual. Si nos sentimos cansadas; siempre podemos estirarnos en el sofá, ver una película, leer, escuchar un podcast o simplemente descansar. Puedes también decidir estar activa y caminar, incluso hacer deporte cerca de casa. Si sientes que es demasiado puedes recogerte a tu rincón rápidamente, en resumen tienes un cierto control. 

Pero cuando viajamos, puede ser un poco más complicado y no tan accesible este tipo de rutina. Por eso es importante que sepamos cómo aliviar o combatir los síntomas menstruales fuera de casa, para que podamos disfrutar tanto del viaje como de la menstruación.

Disminuir el dolor

Hay múltiples analgesicos para disminuir el dolor menstrual. Es recomendable que le menciones a tu ginecólogo que desearías comprarlos, ellos sabrán mejor que nadie recomendarte lo que sea adecuado para ti. 

Otra cosa muy recomendable y si sufres de muchas molestias menstruales que lleves una bolsa de agua caliente contigo. No necesitan ser grandes sino que una para bebés ya bastaría (son pequeñas y no ocupan mucho espacio en tu maleta). El calor puede ser muy relajante después de un día entero de actividades..

Y por último, por supuesto, siempre y cuando se cumpla la regla de viajar con la menstruación, podemos poner en la maleta una o dos infusiones calmantes y antiinflamatorias… Son perfectas para llevarlas en cualquier momento y son buenas aliadas durante nuestra fase menstrual. 

Retención de líquidos

Durante nuestra menstruación, también podemos sufrir de retención de líquidos y esto puede afectarnos e intensificarse (especialmente) al viajar en avión. Esto normalmente es causado por la fluctuación de nuestras hormonas. Para combatir esto, es muy, muy importante que nos mantengamos hidratadas, ya que esto nos ayudará a eliminar el exceso de líquido que hemos retenido.

En este aspecto, nuestra dieta también es muy importante. En los días previos a la menstruación, es cuando normalmente comienza el fenómeno de retención de líquidos. Añadir a tu dieta alimentos precisos: frutas (la piña es brutal), verduras (son muy ricas en agua y electrolitos), alimentos ricos en fibra (ayudan a reducir los niveles de estrógeno), alimentos ricos en vitamina B6 (cereales integrales, verduras de hoja verde…) y, sobre todo, tratar de eliminar la mayor cantidad posible de sal, que actúa favoreciendo la retención de líquidos en nuestro cuerpo. Tampoco se recomienda el consumo de azúcar o alcohol.

Hinchazón o gas

Unos días antes del  período, puede ser que tiendas a estar más hinchada de lo normal, esto se intensifica durante los viajes..

Los gases y la hinchazón también son síntomas que las personas que menstrúan experimentan cada mes. Para ello, una infusión antiinflamatoria es una muy buena solución. Además, como mencioné antes, es muy fácil de llevar contigo y no ocupan espacio..

Cuando estamos menstruando, hay mucha actividad dentro de nuestro cuerpo, y el intestino que se contrae y se relaja y esto puede generar un mayor número de gases, e incluso puede causar diarrea. Cuando pasamos más tiempo de lo habitual sentada, por ejemplo, viajando en un tren o en un avión, la barriga se hincha mucho. Esto le pasa a muchas mujeres también. Es recomendable y siempre que sea un momento donde no te obliguen a estar con el cinturón abrochado en el avión, camines un poco por el pasillo. Veras que eso te ayudará a disminuir esa sensación.

¿Qué productos de higiene son más cómodos para viajar con la regla?

La copa menstrual

Las toallas sanitarias y  tampones son una verdadera pesadilla.  Tienes que andar pendiente de no pasar más de 6 horas con ellas. Si estás viajando en avión, ¡horror! Pese que han intentado hacerlos cómodos, no lo son! Lo peor es cuando durante un vuelo largo deseas ir en la mañana, encontrarás una cola interminable. Con la copa menstrual podrás estar mucho más relajada ya que el poder utilizarla por 12 horas te hará la vida más fácil.  

Cuando viajes, tengas el periodo o no, lleva tu copa (recuerda que muchas veces la menstruación se adelantará). Lleva tu copa esterilizada en la bolsa de algodón. Como sabes la puedes utilizar durante el día o la noche. Para dormir, hacer deporte o lo que quieras. Te las pones, las lavas y te las vuelves a poner.

5 pasos para hacer que viajar durante tu período sea cómodo

Y aunque la copa esterilizada en su bolsita es todo lo que necesitas para llevar a tu viaje, me gustaría aconsejarte un par de cosas más para la maleta. Una infusión calmante y las bragas que utilizas normalmente para los días de menstruación, no ocupan mucho espacio te pueden venir muy bien si las necesitas. 

Como no sabemos a veces si tendremos acceso a agua potable siempre deberías tener una pequeña botella de agua contigo. Si viajas en avión recuerda que no podrás pasarla en el control de equipaje pero en todos los aeropuertos (tras el control de equipaje) hay máquinas que las venden.

Hidratarse. Es muy importante que nos mantengamos hidratados durante nuestro ciclo. También nos ayudará a eliminar el exceso de retención de líquidos y hacer que los viajes sean menos perjudiciales para nuestro ciclo menstrual.

Cuando estés de viaje, trata de mantener tus rutinas, así como tus horas de comida, esto ayudará a que tu cuerpo no se vuelva loco. Aunque no debemos estresarnos, está bien si no podemos seguir con ello.

Si te resulta difícil dormir al aire libre o te sientes un poco incómoda, puedes tomar tus propias infusiones y eso te ayudará a relajarte.

Como mencioné antes, sería de gran ayuda llevar tu propia botella de agua, en caso de que no puedas acceder al agua potable para lavar tu vaso en un baño público. Si no puedes acceder a un recipiente para esterilizarla, siempre puedes ponerla en el microondas con agua caliente durante unos 3 a 5 minutos..

¿Qué pasa si viajo a un lugar sin baño, sin privacidad?

En muchos países, no es normal tener acceso a agua potable, copas y bragas menstruales, o incluso a tu propio baño privado. Por eso es importante pensar en todas las posibilidades que existen y que podemos encontrar cuando viajamos con nuestra regla.

En primer lugar, es importante que, como he repetido antes, llevemos una botella de agua, porque si no tenemos agua para limpiar nuestra copa, siempre podemos vaciarla y lavarla con nuestra botella de agua, antes de volver a insertarlo.. 

También es esencial que traigas una toalla o papel higiénico, por si acaso. Al igual que cuando extraemos nuestra copa menstrual, debemos tener las manos limpias para evitar infecciones, por lo que os recomiendo que toméis un gel o limpiador hidroalcohólico, para que siempre os asegureis de que no hay ningún problema.

La sangre menstrual es rica en nutrientes, tiene nitrógeno, fósforo y potasio, y es alta en células madre, así que no tienes que preocuparte por dónde vaciar tu vaso. Si estás en las montañas, en un bosque… vacíalo en la naturaleza, junto a una planta o un árbol, te lo agradecerá.

Por último, si va a pasar sus vacaciones en un camping, refugio u otro lugar donde no pueda tener algo de privacidad y su propio baño, te aconsejo que vacíes la copa en el mismo inodoro y luego lo laves en el lavabo. 

Además, ten en cuenta que las mujeres están acostumbradas a ver la sangre menstrual ya que a ellas también les ocurre, no te preocupes tanto de lo que ellas puedan pensar.

¿Cambia tu ciclo menstrual cuando viajas?

Viajar también tiene otras complicaciones o situaciones en las que tenemos que pensar antes, aparte de los lugares que visitamos o las situaciones que nos pueden ocurrir y eso nos puede alterar nuestro ciclo menstrual.

El desfase horario y la menstruación

Viajar a países lejanos puede hacer que nuestra menstruación cambie. La diferencia de husos horarios y el jetlag puede incluso provocar un retraso en nuestra menstruación, aunque no es nada de lo que preocuparse.

Los viajes en avión afectan a la menstruación porque las alteraciones en los patrones de sueño (jetlag) también pueden hacer que nuestra menstruación cambie (incluso el cambio de horario de las comidas puede afectarnos). La angustia adicional (retrasos en los vuelos, largas esperas, cambios de hábitos y nuevas sensaciones) libera hormonas que pueden alterar nuestro sistema y, por lo tanto, nuestro ciclo menstrual. Las temperaturas, de las que hablamos en un post anterior, son también grandes aliadas de los cambios menstruales y premenstruales.

Por lo tanto, si viajamos a un país que tiene un clima completamente diferente al nuestro, debemos tener en cuenta que nuestra menstruación puede alterarse muy fácilmente: que nuestros síntomas premenstruales cambian, que el ciclo se acorta o alarga e incluso que cambia de color.

Pero esto no debe preocuparnos, ya que estos cambios son normales. Por ejemplo, normalmente si estamos en una ciudad de clima cálido, nuestra menstruación será menos dolorosa y más abundante, ya que el calor actúa como vasodilatador. Por el contrario, si estamos en una ciudad fría, nuestra menstruación puede ser más dolorosa y menos abundante, incluso nuestro ciclo puede ser más largo, ya que el frío actúa como vasoconstrictor.

Para terminar, sólo quería recordarles que cada cuerpo es un mundo. Cada una de nosotras vive su menstruación de maneras completamente diferentes y tiene sus propias rutinas, hábitos y rituales. Y todos son igualmente válidos y aceptables.

Por lo tanto, no os preocupeis tanto por estar menstruando lejos de casa, Tómalo como algo normal y deja que ocurra mientras tu, disfrutas de tus vacaciones.😍🏄 🏖️

More Articles

Menú